Cómo diseñar un jardín en 15 movimientos

Especialmente para los amantes del verde y la naturaleza, poseer un jardín significa hacer realidad un sueño, tener un pequeño paraíso privado donde poder dedicarse a su pasión por la jardinería y relajarse en su propia intimidad; para conseguir todo esto, sin embargo, es necesario crear un espacio funcional y bien diseñado .

Antes de comprar sus plantas favoritas, en lugar de la mesa para el mirador, es necesario planificar los diversos aspectos del proyecto para evitar graves errores que podrían convertir lo que se suponía que era un lugar encantador en una fuente de problemas.

Diseñar un jardín es como diseñar una casa, cada paso de la planificación es de absoluta importancia para el resultado; en vista del comienzo de las obras es importante evaluar cada aspecto para evitar gastar dinero innecesariamente y estar con un jardín diferente de lo que habíamos soñado.

Obviamente, el desarrollo y crecimiento de las plantas puede cambiar la apariencia del césped hasta cierto punto, pero si el proyecto subyacente está bien pensado, nunca se producirán daños irreparables; esto también puede predecirse durante la planificación.

Veamos, entonces, cómo proceder paso a paso en el diseño de nuestro nuevo jardín.

1.

Dibuja un mapa de la casa que incluya cada área exterior; será útil tener varias copias disponibles para que puedan ser utilizadas en las diversas etapas de desarrollo del proyecto.

2.

Tome notas y anote toda la información útil para el diseño en un cuaderno dedicado.

3.

También puede ser útil incluir el uso de un calendario, especialmente al sembrar.

4.

La disposición de los árboles y arbustos, que es muy importante desde el punto de vista estético, también puede ser muy ventajosa desde el punto de vista práctico; las plantas pueden proteger la casa de los vientos fríos del invierno y refrescar las paredes en verano, con el consiguiente ahorro de energía.

5.

Antes de iniciar el trabajo de cultivo, es esencial comprobar la calidad del suelo; especialmente si se quiere sembrar el césped, es necesario comprobar que hay la cantidad adecuada de hierro y magnesio en el suelo, que son nutrientes esenciales para el crecimiento sano y fructífero de la hierba.

6.

La decisión de incluir algunas especies perennes que florecen varias veces en el jardín es siempre una buena elección; algunas variedades de rosas trepadoras y salvia nemorosa son un buen ejemplo.

7.

¿Sembrar o plantar? Esta es siempre una duda candente entre los jardineros de todo el mundo, pero es cierto que si queremos que nuestro jardín florezca rápidamente y que la tasa de éxito sea alta, es mejor optar por la plantación, pero esto no nos impide hacer algunos experimentos con las semillas.

8.

Cada vez que compramos una planta en el vivero es extremadamente importante observarla bien para comprobar su estado de salud; es mejor perder unos minutos en una observación cuidadosa que ver nuestras plantas morir incluso antes de la primera floración.

9.

Para tener un césped sano y frondoso, es importante mantener en buen estado todas las herramientas de jardín; la limpieza cuidadosa de las herramientas, por ejemplo, puede prevenir la aparición y proliferación de molestas enfermedades fúngicas.

10.

Un jardín debe ser un espacio de naturaleza, un pequeño ecosistema donde la fauna y la flora puedan coexistir en su mejor momento; atraer mariposas y pequeños pájaros al césped es una gran manera de comprobar su estado de salud.

11.

La inserción de algunas especies capaces de ahuyentar los parásitos es una excelente manera de evitar el uso de productos químicos que siempre son perjudiciales para el medio ambiente; entre las variedades más útiles para este fin es posible utilizar algunas hierbas aromáticas, como la menta.

12.

Otro aspecto importante, sobre todo cuando la casa es frecuentada por niños y animales, es la toxicidad de las plantas cultivadas; es mejor evitar las adelfas, los rododendros y las azaleas, algunas de las plantas ornamentales más comunes, pero que en mayor o menor medida son tóxicas.

13.

Si no se dispone de un espacio grande, pero se quiere ampliar el cultivo de plantas verdes o con flores, en lugar de hortalizas, es muy útil recurrir a la llamada “jardinería vertical”.

14.

Planificar un espacio en nuestro jardín para crear un pequeño jardín personal donde podamos cultivar nuestras verduras favoritas no nos costará mucho trabajo y sin duda nos dará mucha satisfacción.

15.

Por último, recuerde que toda planta necesita agua para crecer y que la irrigación es una de las actividades que más tiempo consume en un jardín; planificar un sistema de irrigación automático ahorrará tiempo y dinero.

Deja un comentario