Árboles frutales y fertilización orgánica: cómo, cuándo y por qué

Aunque, en sentido botánico, todos los árboles producen frutos, consideramos como “plantas frutales” sólo aquellas que producen frutos destinados al consumo alimentario , es decir, la “fruta”; por otra parte, sin embargo, esta última es producida también por plantas herbáceas, enredaderas y arbustos, y no sólo por árboles.

En este post nos ocuparemos de la fertilización de los árboles frutales que, aunque producen tipos de fruta muy diferentes en cuanto a sabor y propiedades, necesitan básicamente los mismos cuidados desde el punto de vista nutricional para crecer sanos y frondosos y para dar vida a productos de calidad.

La fertilización biológica , es decir, la fertilización sólo con productos naturales , comienza con el uso de suelo equilibrado que es capaz de proporcionar a las plantas, en este caso a los árboles frutales, todos los nutrientes que necesitan; también es muy importante fertilizar con los modos correctos veces y .

La base de la fertilización orgánica es la transformación de los desechos orgánicos en humus y en compost de calidad, mediante la adición de una definida ” preparación biodinámica de compost “; esta preparación está compuesta por ciertas plantas medicinales (ortiga, manzanilla, valeriana, milenrama, diente de león y corteza de roble), cuyas propiedades específicas se potencian y se hacen más eficaces mediante el proceso de fermentación.

El primer aspecto a considerar si se quiere cultivar plantas frutales es que estas especies son grandes consumidoras de nutrientes , así como de otros elementos como el nitrógeno, el fósforo y varios otros oligo minerales ; por esta razón también son muy sensibles a las deficiencias de estos nutrientes.

Cuándo fertilizar las plantas frutales

El árbol frutal, cualquiera que sea su variedad, necesita nutrientes tanto para el desarrollo como para la producción y hay ciertos períodos del año en los que este tipo de necesidad aumenta considerablemente; estos son a finales de la primavera y principios del otoño .

Hacia el final de la primavera, la mayoría de las plantas frutales comienzan su producción y, por consiguiente, necesitan más nutrientes en el suelo; en otoño, sin embargo, el árbol necesita reponer sus reservas de nutrientes para afrontar mejor el período de latencia del invierno.

Cómo fertilizar las plantas frutales

La llamada ” fertilización de mantenimiento ” de un árbol frutal, cuando ya está formado y sin deficiencias nutricionales, debe realizarse cada 2-5 años dependiendo de las especies y condiciones del medio de cultivo.

En primavera es necesario añadir una capa de bien de compost , de entre 2 y 5 cm de espesor, que se repartirá uniformemente en la zona cercana al árbol; las lombrices de tierra , además, pueden ayudar a la integración de los nutrientes del compost en el suelo.

Obviamente, este proceso es bastante lento y si necesitamos ayuda adicional podemos utilizar el estiércol estiércol .

La fertilización de otoño debe hacerse con productos que regeneren lentamente el suelo; la presencia de nutrientes en exceso en este momento no sería útil para la planta, que debe prepararse para afrontar el invierno y no dar frutos.

En esta época del año, es importante cubrir con mantillo la zona alrededor del tronco para ayudar al sistema de raíces a protegerse de las heladas y mantener vivos y activos los microorganismos beneficiosos que se han desarrollado durante la primavera y el verano.

La fertilización biológica del árbol frutal durante sus primeros 3 años de vida debe, sin embargo, ser diferente; el primer período es de extrema importancia para la producción (que se produce no antes de dos años después de la plantación) y para la futura salud de las plantas frutales.

Al plantar el árbol debemos añadir una capa de abono enriquecida con un aporte extra de nitrógeno , que es esencial para el correcto desarrollo de la planta durante los primeros años de vida. En los dos años siguientes es aconsejable reforzar la fertilización en primavera utilizando un abono de calidad.

Por último, es necesario considerar el hecho de que no todas las plantas frutales tienen las mismas necesidades idénticas; algunas de ellas, por ejemplo los cítricos, requieren un mayor aporte de nutrientes y pueden satisfacerse mediante el uso de productos específicos y de abono para macetas .

Deja un comentario