Los beneficios de las manzanas

Muy común en los puestos del mercado, y disponible en muchas variedades, la manzana es una fruta consumida muy regularmente por muchos franceses; y con razón, ya que es un fabuloso aliado para la salud.

Incomparables beneficios nutricionales

La manzana es crujiente en muchos sentidos. Deliciosas en el paladar, ligeramente ácidas, a veces jugosas o dulces, las manzanas, consumidas regularmente, contribuyen a nuestra buena salud. Los ingleses no se equivocan, ya que hay un famoso dicho que ensalza sus virtudes: “Una manzana al día, mantiene al doctor alejado”.

Numerosos trabajos científicos tienden a probar la realidad de esta frase destacando sus sobresalientes cualidades nutricionales.

Las manzanas son ricas en fibra, minerales y vitaminas, todo ello con un consumo calórico muy limitado, lo que las convierte en un alimento ideal para mantener una buena salud y regular agradablemente el peso.

Una fuente de energía baja en calorías

Las manzanas contienen fructosa y carbohidratos que son asimilados lentamente por el cuerpo, por lo que pueden utilizarse antes y después de un esfuerzo deportivo o intelectual. Aporta energía, pero también minerales y vitaminas, sin grasas perjudiciales para el cuerpo.

La vitamina C contenida en su piel y su pulpa proporciona energía mientras rehidrata el cuerpo ya que esta fruta contiene un 85% de agua.

Una fruta ideal para acompañar la pérdida de peso

La manzana, es un alimento de elección en caso de poca hambre porque es baja en calorías; una manzana de tamaño medio proporciona entre 60 y 80 calorías en forma de carbohidratos que el cuerpo absorbe gradualmente y que causan una saciedad duradera. Firme, crujiente y jugosa, debe ser masticada durante mucho tiempo para apreciar todos sus sabores, acción que contribuye a su efecto supresor del apetito.

La pectina y la celulosa que contiene su piel tienen múltiples propiedades que mejoran la digestión, ayudan a regular el tránsito intestinal, aumentan la calidad de la flora bacteriana y reducen los niveles de colesterol en la sangre. Los mecanismos de acción son los siguientes: la pectina forma un gel durante el proceso de digestión y atrapa los lípidos y el colesterol al tiempo que ralentiza su asimilación. Por otro lado, las fibras liberan ácidos grasos, que protegen contra el colesterol.

Beneficios diarios

Como hemos visto, la manzana es un innegable aliado de la salud.

Contiene antioxidantes como la vitamina E y C, que estimulan las defensas del cuerpo y limitan el envejecimiento de los tejidos.

La vitamina B5 contribuye a la belleza de la piel, las uñas y el cabello, mientras que las vitaminas B2 y PP contribuyen al buen funcionamiento y renovación de las células.

La vitamina B1 es esencial para el funcionamiento del sistema nervioso.
Comer una manzana al día sería una garantía de salud, ¡así que por qué privarse de ella!

Gráficos por ordenador – Los beneficios de las manzanas

Deja un comentario