Cariño, una maravilla de la naturaleza

Miel, propóleo, jalea real o polen, los productos de la colmena no carecen de recursos.

Todos los productos de la colmena tienen la reputación de ser sanos, naturales y buenos para nuestra salud: antimicrobianos y antioxidantes, promueven la curación, fortalecen el sistema inmunológico y son muy populares para luchar contra las dolencias del invierno.

Creados por las abejas, estos productos se toman principalmente en forma de cura. La miel, por otro lado, puede ser consumida todo el año. Aquí hay un breve resumen de estos tesoros de la naturaleza.

¡Cariño, maravilla de la naturaleza!

Se dice que es el néctar de los dioses, símbolo de la gentileza, el amor, la felicidad e incluso la longevidad. No sólo sabe bien, sino que también sana.

Las virtudes terapéuticas de la miel son numerosas. La miel es el resultado de un largo proceso que debemos a nuestras amigas las abejas que tienen que recolectar el néctar de las flores y almacenarlo en su cosecha, un pequeño tanque que les permite filtrar este néctar y eliminar las impurezas.

En la colmena, este alimento se utiliza para alimentar a las larvas que se convertirán en futuras abejas. Es principalmente el alimento de las abejas antes de ser uno de nuestros alimentos. ¡Necesitan buscar más de un millón de flores para producir un pequeño kilo de miel!

Virtudes nutricionales y curativas

La miel es un alimento energético, compuesto esencialmente por un 80% de azúcar y pocas calorías, tiene un poder endulzante mayor que el azúcar blanco (1 cucharada de miel es igual a 2 terrones de azúcar). Pero, a diferencia del azúcar, la miel no está compuesta exclusivamente de sacarosa sino principalmente de glucosa y fructosa, agua (18%), sales minerales, oligoelementos y vitaminas, ¡lo que la convierte en un producto rico en nutrientes y 100% natural!

La miel es también antiséptica, cicatrizante e incluso antiinflamatoria, la miel siempre ha sido valorada por nuestros antepasados durante siglos como un alimento maravilloso con mil virtudes beneficiosas, calmantes y regeneradoras sobre la salud en general y sobre la piel en particular: los egipcios y los hebreos la usaban para curar, embellecer la piel y embalsamar a los muertos.

La miel es conocida como un producto con propiedades curativas y antibacterianas. Y sin embargo, la apiterapia, ya formalizada por Hipócrates, el padre de la medicina, comenzó a desarrollarse hace sólo unos veinte años…

En Francia, el pionero en el uso de la miel con propiedades curativas fue el Prof. Bernard Descottes, ya fallecido, cirujano visceral del Hospital Universitario de Limoges. Había realizado un estudio de caso en 3.000 pacientes cuyas heridas sanaron muy rápido y limpiamente gracias a la miel. Hoy en día, algunos departamentos del hospital están siguiendo su ejemplo. Si sufre una ligera quemadura o una herida que quiere ver sanar de forma natural, puede utilizar la miel. Para ello, limpie la herida o pásela bajo agua fría para una quemadura, luego unte la miel con una espátula para cubrir la herida. Cúbralo con un vendaje y repita la operación una vez al día hasta que esté completamente curado.

Se suele recomendar la miel de tomillo o de lavanda (todas las mieles pueden ser adecuadas) para curar este tipo de heridas porque alivia los problemas de la piel que son difíciles de curar: piel agrietada, grietas, congelación… Hoy en día, los científicos lo certifican: la miel sería buena para luchar contra la tos seca en niños y adultos y los genes faríngeos. La ingestión de miel por la boca es muy buena para todos los genes de la faringe.

Pero hay una limitación muy importante: nunca debes dar miel antes de un año. Antes de un año, la miel puede conducir a la floración en el tracto digestivo de un niño inmaduro. Los flavonoides se encuentran en la miel y provienen del polen. Y estos flavonoides son antibióticos naturales. Para que un antibiótico sea efectivo, necesita una cierta dosis y tiene que actuar sobre una bacteria.

La miel tiene tres efectos principales. El primero es un efecto osmótico. Como la miel es baja en agua, tenderá a absorber agua. Como resultado, la miel tendrá un efecto sobre las heridas y la garganta. Evitará que los gérmenes se adhieran. Entonces los gérmenes se deslizarán. El segundo efecto de la miel es un efecto antibacteriano. Si pones miel en las colonias de gérmenes, no crecerán más. Varios estudios han demostrado que en las heridas infectadas, con gérmenes resistentes a los antibióticos de tercera generación, la miel puede promover la curación. El tercer efecto es el de las enzimas: Las enzimas de la abeja entrarán en las células de la bacteria e irán al genoma de la misma. Entonces destruirán el ADN de la bacteria y las bacterias resistentes serán destruidas”. Pero, como el azúcar, la miel tiene un efecto tranquilizante, especialmente cuando se combina con leche caliente. El calor potencia la acción del triptófano, un compuesto que tiende a adormecernos.

Deja un comentario