Tijeras de podar

Alegrías y tristezas del jardín

El huerto de la casa es un lugar casi mágico para todo aquel que lo posee o ha tenido la suerte anterior de haberlo vivido al menos; de hecho es capaz de infundir serenidad y paz en cualquier momento del día (y del año) y en cualquier estado en el que nos encontremos, donde por estado nos referimos claramente al estado mental. Esto ocurre por diversos motivos, entre los que encontramos el de haber recreado un trozo de naturaleza de nuestra exclusiva propiedad, o donde nadie podrá intervenir con horarios de cierre o con otras molestias propias de los jardines públicos, con el placer añadido de estar allí se ubica a “distancia cero” de la casa, eliminando así el tráfico, la búsqueda frenética de estacionamiento y también los costos de combustible que aumentan constantemente. La otra razón es el hecho de que el jardín nos pone en verdadero contacto con la naturaleza, desempolvando una relación casi enterrada en nuestros genes, una relación que aún nos une a la naturaleza, y que ciertamente existe porque podemos darnos cuenta de lo bien que estamos cuando nos sumergimos en ella aunque sea solo para dar un paseo. Está claro que en la contraparte de todas estas “alegrías” del jardín también encontraremos sus “dolores”, esencialmente representados por un necesario cuidado y mantenimiento constante, que sin embargo muchas veces se convierte en una agradable cita diaria y en un interesante hobby.

Mantenimiento de jardines


El mantenimiento del jardín es una operación casi por ese espacio cercano a nuestro hogar que tanto aporta a nuestra serenidad mental (aunque el mejor efecto es en la salud mental, porque ayuda a evitar crisis nerviosas). Para aquellos que piensan que un jardín se mantendrá por sí solo, el mantenimiento parecerá terriblemente pesado; sin embargo, basta pensar un poco y entender que la naturaleza, para permanecer como la hemos diseñado, necesita un retoque diario. Y el mantenimiento en el jardín es solo eso, una actividad de unos minutos, solo para recolectar algunas hojas caídas, podar dos ramas muertas o casi, agregar un poco de agua si el clima es seco y tal vez recoger alguna fruta. O algunas flores, para la satisfacción material del trabajo.

Tijeras de podar

Una de las operaciones más habituales que se realizan en el jardín es sin duda la poda; Casi todas las plantas necesitan ser podadas, aunque dependiendo de la especie, los tiempos y formas en que debe hacerse varían. Pues bien, una herramienta que puede resultar muy útil para esta causa son las tijeras de podar específicas: son una herramienta formada por hojas y mangos con la que el corte incluso de ramas bastante grandes se vuelve sencillo y además bastante seguro. De hecho, a la hora de podar la planta de albahaca, no hay peligros ni problemas: en ocasiones presenta una hoja arrugada y hay que quitarla simplemente retirándola con dos dedos. Claramente, todo es un poco más complicado cuando se trata de podar un árbol frutal, como perteneciente a la familia de los cítricos, tan común en nuestros jardines. En este caso hay que cortar ramas enteras, a veces incluso de unos pocos años y por tanto especialmente robustas, por lo que realmente sería el caso una tijera de podar, siendo además mucho más segura que las herramientas utilizadas anteriormente para estas operaciones, como el hacha o Sierra.

Elección y uso de tijeras

Obviamente, cuando se usa la palabra “cizalla” en relación con la jardinería, se identifica una herramienta específica pero no un solo modelo; El mercado actual ofrece soluciones para casi todas las necesidades, por lo que no puede esperar NO tener que elegir la cizalla adecuada para usted, al contrario: en el mercado hay cizallas que se diferencian entre sí por el precio, por la calidad de corte de la hoja, por la resistencia de la hoja y la estructura, por los materiales con los que están construidas y también por la ergonomía de uso. En primer lugar necesitas saber qué plantas vas a cortar con esta herramienta que estás a punto de comprar, obviamente eligiéndola en relación con la planta más difícil de cortar, para estar seguro de que también lo hará con todas las otros. Está claro que esto conduce a rangos de precios más altos,

Deja un comentario