Fertilizante de harina de huesos: Lo que necesitas saber para que funcione en tu jardín

La harina de huesos es exactamente como suena: huesos que han sido finamente molidos en polvo. Típicamente, los huesos son un subproducto de la industria de la carne de vacuno. Una vez molidos, los huesos se someten a un proceso de esterilización que elimina las bacterias y microbios potenciales y aumenta la disponibilidad de nutrientes. El resultado es un fertilizante de harina de huesos.

Entonces, ¿por qué es tan bueno para el jardín? Los minerales de la harina de huesos están compuestos principalmente de fósforo, que es un macronutriente que todas las plantas necesitan, aunque en diferentes concentraciones. También contiene calcio y otros nutrientes que pueden ayudar a las plantas a prosperar.

Dado que el fertilizante de harina de huesos contiene nutrientes que sus plantas requieren, puede ser una forma inteligente de alimentar su jardín. Antes de que empieces a comprar las cosas por libras, es importante tener en cuenta que tiene sus inconvenientes. Sigue leyendo para saber cómo aprovechar al máximo la harina de huesos y qué evitar al usar este común aditivo de jardín.


Cómo la comida de huesos ayuda a las plantas

Si realizas una prueba de suelo y notas que tu suelo carece de fósforo, la harina de huesos es una forma específica de aumentar la disponibilidad de este nutriente en la tierra sin añadir innecesariamente otros nutrientes en el proceso.

La harina de huesos también tiene trazas de calcio, que es un micronutriente importante para la salud de las plantas. El calcio ayuda a reducir los casos de enfermedades (por ejemplo, la putrefacción de las flores) y aumenta el desarrollo saludable de las raíces.

También encontrarás trazas de otros nutrientes en la comida de huesos, incluyendo nitrógeno y potasio, pero las cantidades son insignificantes.


¿Cuáles son los beneficios de los fertilizantes de comida para huesos?

La harina de huesos es un fertilizante orgánico, por lo que incluso los jardineros orgánicos pueden usarla. Lo que es especialmente bueno de esto es que es una manera de aumentar la cantidad de fósforo disponible en el suelo de tu jardín y equilibrar los fertilizantes de alto nitrógeno.

También es fácil de mezclar en el suelo y no le será difícil encontrarlo en su ferretería o vivero local. Además, la harina de huesos es un fertilizante de liberación lenta, por lo que no hay necesidad de preocuparse por el estrés de las plantas con una repentina introducción de nutrientes concentrados.


¿Cuáles son los inconvenientes de usar fertilizantes de comida para huesos?

El principal inconveniente de este tipo de fertilizante es el hecho de que se encuentra en una forma fácil de ingerir, por lo que debe tener cuidado al aplicarlo para evitar inhalarlo. Otro inconveniente es su fuente. Algunos jardineros prefieren evitar los fertilizantes de origen animal. Los vegetarianos y los veganos, por ejemplo, pueden querer evitar la harina de huesos como fertilizante.

La harina de huesos fue una vez un suplemento para algunos animales, aunque está prohibido en la UE en la alimentación animal. Eso es porque hay cierta preocupación de que pueda propagar la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB).

Aunque es imposible contraer enfermedades bovinas a través del polvo de harina de huesos, es una buena idea usar una máscara cuando se aplica a las plantas de jardín. ¿Por qué? El polvo fino puede terminar en sus pulmones si lo inhala y puede exacerbar las alergias u otras condiciones respiratorias.

Otra desventaja es que si añades harina de huesos a la tierra con el pH equivocado, puedes estar perdiendo tu tiempo, dinero y esfuerzo. Las plantas no podrán acceder a los nutrientes de la harina de huesos si el pH está por encima de 7.

Demasiada comida de huesos también causa problemas. Si la añades cuando no se necesita o la pones en un suelo con el pH equivocado, puedes contaminar el suelo. En exceso, el fósforo también ralentiza el desarrollo de las raíces. Además, añadir fósforo innecesario puede conducir a daños ambientales y es una completa pérdida de dinero.

Otro problema es que la harina de huesos es un atrayente para las criaturas carnívoras. Los animales amantes de la carne pueden encontrar su camino a su jardín gracias al persistente olor de la harina de huesos. No te cubras con este tipo de fertilizante si quieres evitar a los intrusos carnívoros.

Si tiene mascotas debe tener cuidado al aplicar la harina de huesos en su jardín, ya que puede atraer a los gatos y perros y puede ser perjudicial si la ingieren.


Alternativas de comida de huesos

Si la harina de huesos parece una forma poco atractiva de llenar las reservas de fósforo de sus plantas, considere el fosfato de roca o el estiércol como un sustituto. También puede utilizar fertilizantes de origen vegetal como la harina de soja. La harina de soja tiene una composición similar a la de la harina de huesos, con una proporción NPK de 7-2-1.


Cómo usar la comida de huesos en el jardín

Siempre pruebe su suelo antes de agregar fertilizante para identificar si hay un problema en primer lugar. Añadir cualquier tipo de fertilizante a tu jardín sin comprobar la composición de nutrientes de tu tierra puede causar desequilibrios de nutrientes y otros problemas. Asegúrate de comprobar también el pH de tu tierra. Un pH incorrecto puede limitar la absorción de ciertos nutrientes por parte de las plantas.

Usted puede notar que sus plantas son débiles y atrofiadas y asumir que sabe cuál es el problema. Si bien esto es un signo potencial de deficiencia de fósforo, un análisis de suelo es la única manera de saberlo con seguridad.

Una vez que haya realizado la prueba y esté seguro de que el suelo es deficiente, es hora de añadir algo de harina de huesos. Puedes aplicarlo de una de dos maneras.

La primera forma es espolvorear media taza de harina de huesos en el agujero cuando se transplanta una planta. Trabaja un poco en la tierra existente antes de colocar la nueva adición al jardín. Riegue su planta a fondo para que la harina de huesos se introduzca en la tierra.

La segunda forma es rociarlo sobre el suelo. La tasa de aplicación típica es de 10 libras por 100 pies cuadrados de suelo. Asegúrese de trabajar en la tierra un poco y luego regar a fondo. Como la harina de huesos es un fertilizante de liberación lenta, no es necesario volver a aplicarla durante todo el año. Una vez es suficiente.

Puedes aplicar muchos fertilizantes como cobertura en el jardín. Una aspersión alrededor de la base de sus plantas es el procedimiento típico para aplicar la mayoría de los fertilizantes. Sin embargo, la harina de huesos no debe aplicarse de la misma manera. ¿La razón? Atrae a los animales carnívoros. Es mejor mezclar la harina de huesos en el suelo que esparcirla encima. Incorporarla en la mezcla de tierra es la mejor manera de evitar atraer bichos no deseados a su jardín.


¿Es la comida de huesos lo mismo que la comida de sangre?

Aunque ambos son subproductos de la industria cárnica, los dos no son lo mismo. La harina de sangre está compuesta principalmente de Nitrógeno y es mejor como fertilizante en suelos que son deficientes en nitrógeno. La harina de sangre también es capaz de reducir el pH en suelos demasiado alcalinos. Tenga cuidado al aplicar este tipo de fertilizante ya que puede estresar o quemar las plantas jóvenes.


Haciendo comida de huesos en casa

Es más barato hacer tu propia comida de huesos en casa, pero definitivamente es un proceso largo. Necesitarás sopesar los pros y los contras de hacerla tú mismo con la conveniencia de comprarla en la tienda.

Puedes ahorrar dinero y evitar crear un exceso de residuos haciendo tu propio fertilizante de harina de huesos en casa. Necesitarás una cantidad suficiente de huesos de animales para empezar, así que empieza recogiendo los huesos en un recipiente sellado en el congelador hasta que hayas reunido una buena cantidad.

Una vez que hayas recogido suficientes huesos, tendrás que limpiarlos y esterilizarlos. Hornee los huesos en el horno a 400°F durante una hora hasta que se vuelvan quebradizos. Quítenlos y raspen cualquier resto de carne y grasa. Luego hierve los huesos en agua durante 8 horas.

Ahora tienes que esperar a que los huesos se sequen antes de que puedas molerlos hasta convertirlos en polvo. Aquí es donde necesitas un poco de paciencia. El proceso de secado puede llevar varias semanas.

Después de que los huesos se hayan secado completamente, es hora de aplastar su colección de huesos. Hay muchas maneras de aplastar los huesos. Puedes ponerlos en una bolsa de plástico resistente y pasarlos por encima de los huesos con un rodillo. O puedes aplastarlos en un mortero y un mortero. Una vez que aplaste los huesos, métalos en un procesador de alimentos o en una licuadora para molerlos hasta convertirlos en polvo fino.

Ahora puedes usar el polvo de huesos de tu jardín como fertilizante. ¡Háganos saber cómo va!


Deja un comentario